miércoles, 13 de mayo de 2009

La píldora y el aborto (I)

Terminado el Debate Nacional, podemos retomar lo realmente importante: la píldora del día después.

Como era de esperar, el anuncio de esta medida ha provocado un choque frontal entre las dos formas mayoritarias de entender la política nacional.

De esta forma, el debate queda secuestrado por el partidismo. Ya no valen posiciones intermedias, ahora todo es blanco, negro y electoralista, por supuesto.

Básicamente, la intención del Ejecutivo, además de ampliar este servicio a los jóvenes, reside en sacar de nuevo a la calle "el aguilucho" del PP, que no la gaviota. Esto es, los efluvios más ultras de la derecha. Esto, como si fuera una medida anticrisis, actúa a modo de Plan de Estímulo para el Facherío: una inyección de medidas atrevidas para provocar un poco más de gritos ultramontanos e incitar al voto antiPP, clave para salir adelante.

No digo nada nuevo. Lo que fastidia es que cuenten con nuestra complicidad.
Propongo un debate no partidista sobre esta medida. Una opinión independiente y razonada sobre esto que puede resultar muy importante para muchos.
¿Estáis de acuerdo con la medida? ¿A que, sin carné, aparecen los matices? Nada es tan sencillo como dicen en la tele, en la radio, o en los diarios. Igual es que no les conviene que pensemos demasiado...

12 comentarios:

Pedro Villena dijo...

A mí me parecía bien el estatus de medicamento con receta que tenía.

Creo que se debería enfatizar en la educación sexual y no ofrecer la vía fácil. No me refiero a que vaya a haber colas en las farmacias para obtener la píldora, pero estoy en una edad rayana a la adolescencia y conozco cuales podrían ser las reacciones a la medida por parte de ciertos subgrupos juveniles. Cada uno es libre de hacer lo que quiera sí, y no pongo en tela de juicio el sentido de la responabilidad de algunos, pero de otros sí.

"diohhhh la pastilla sin recetalll, amo a compralll".

No por esto comulgo con los argumentos eclesiásticos, que como siempre son de chiste.

Andrés Villena Oliver dijo...

Es que en España siempre se hace todo de golpe, como dicen los viejos

Hristiano dijo...

Ciertamente nos parece escandaloso lo de la píldora sin receta, pero en unos años estaremos clamando para que sea gratuita y la repartan en los institutos, colegios e incluso en los jaridnes de infancia (que hoy en dia nacen sabiendo).

Pero, ¿por qué preveo esta "desatanización" del uso y disfrute de este invento del demonio?, ¿como puedo estar tan seguro de que las madres más modernas comprarán la pídora en la farmacia para sus hijas?. Muy sencillo.

El uso de la píldora del día depués es lo más fácil, quizá fuese útil ante unos consumidores racionales de esos que sólo existen en los modelos económicos para que "cuadren", pero para nosotros simplemente es lo más fácil.

Alternativas las hay y más saludables, se me ocurre, por decir algo, educar ¿os suena la palabra?, pero eso hoy en día da mucha pereza.

Así que lo dicho, vamos a lo fácil. Dormimos tranquilos, desayunamos bien, una duchita y a la farmacia. Y a quejarse del precio.

Anîtä Corti Al dijo...

La palabra Educación ya no está en el diccionario, porque se encuentra en desuso.

Sinceramente la juventud de hoy en día está fuera de control, y no hablemos de la que está por llegar. Menos mal que la regla no la traemos al nacer, si no las niñas de estas nuevas generaciones tendrían "Un bombo" antes de empezar a hablar.

Algunos hablan de "derecho para la mujer", un "derecho" que ya existía cuando el medicamento era con receta, y más o menos tenía un cierto control.

"jo tía esk el preserva s 1 pelmazo". Seguro que si tuvieran que usar una bolsa del mercadona no se quejarían tanto del preservativo. La vagueza humana se está estirando tanto, que ya mismo ni habrá relaciones sexuales.

Además, a nadie se le ha ocurrido que esta "Maravillosa" pastillita, que alimenta la vagueza del ser humano, no previene las enfermedades de transmisión sexual??.

Y Sí, hay tías que tienen mucha gracia como humoristas.

José dijo...

Pués a mi me parece bien la medida del gobierno. En cuanto a la reacción de algunos, era previsible, España es así de bipolar. Un saludo desde el sur.

José dijo...

Hristiano, con el permiso del dueño del blog, me gustaria preguntarte que opinas tu que pasaria si se decidiera instaurar un asignatura de educación sexual?

Con la que se ha formado con "Educación para la Ciudadanía", te puedes imaginar lo que pasaría si alguien habla de educación sexual?

Saludos.

Andrés Villena Oliver dijo...

Yo creo que el Gobierno se va a encontrar con una sorpresa a raíz de esta medida.

Además, hay un tema de género de por medio: este tipo de píldoras producen mucho desgaste. A la mujer, no al hombre, que no se las toma.

José, tengo mis reservas hacia Educación para la Ciudadanía, como hacia la facilidad de conseguir esta píldora.

España es muy bipolar, en eso tienes razón: pasamos del "no se os puede dejar solos" al "haced todo lo que queráis". No creo que la actitud sea salir a la calle en plan pro vida hablando de la cultura de la muerte, pero sí la de pensar en algo en lo que por una vez, somos especialistas: ser adolescentes, irresponsables, irreflexivos...

¿Se puede ampliar este derecho poniendo un cupo limitado para el consumo de la píldora sin receta? Yo creo que sí. Eso frenaría el efecto llamada. Por ahora, no nos han explicado nada de eso.

Neus dijo...

Me resulta desagradable la generalización bochornosa que muchos comentarios han hecho de los adolescentes.
Perdonen ustedes, pero no estamos gilipollas.
Si bien habrá cierta gente con la memedad inherente en su sesera, estos no son, ni mucho menos, la mayoría.
De la misma forma que hay adultos a los que le pegarías dos palmaditas al culo y los devolverías al parbulario, a ver si aprendían algunos de los principios básicos de la vida, hay adolescentes de la misma índole.

Gracias a Dios no he tenido ocasión de tener que tomarla, pero creo que lo único que hace falta realmente es dejar más que claro lo malísima que es para la salud. Yo no cre que a la gente le tenga sin cuidado su salud. Y si lo hace, pues allá ellos.
Además, ¿no es aprender un proceso basado principalmente en los errores?

Andrés Villena Oliver dijo...

Es cierto que hay de todo, y que tenemos que teneer en cuenta el coste para la salud.

Pero yo creo que el problema reside en lo de siempre: ponen la ley, lo permiten y ala. Ni campaña de formaación ni nada. Solo ven la bolsa de votos.

Por eso el debate se sesga de este modo. Porque no somos, quizá, una nación demasiado civilizada.

Gonzalo Ballesteros dijo...

Una medida de izquierdas, ¡por fin! No puedo hacer otra cosa que aplaudir la medida, de vez en cuando los socialistas hacen medidas socialistas de verdad como esta.

Está claro que la PDD tiene que suministrarse acompañada de un asesoramiento (que se ha dicho que harán los propios farmeaceuticos) y de un programa de información porque este no es un metodo anticonceptivo más es uno de emergencia.

Partiendo de la base que la educación sexual es fundamental, no sólo en los colegios, si no fundamentalmente en las familias.
El problema que había hasta ahora es que ponían muchas trabas médicos y centros de planficación familiar a la hora de recetarla, la maldita objecion de conciencia por motivos religiosos... y lo peor: no eran casos aislados. Ahora nadie puede negar un derecho que tienen las ciudadanas.

Y bueno burros hay muchos, pero para eso está la información y la educación, "al loro que no estamos tan mal" como diría Laporta, que en la adolescencia hay mas cabeza de la que parece.

Pedro Villena dijo...

Los farmaceúticos no están sujetos a vigilancia y no sabemos que clase de asesoramiento van a dar. Al fin y al cabo no les importaría venderlas como churros, porque salen ganando.

Y para los que no vivís en Málaga, aquí los adolescentes están regular eh? Mirad el público del Festival de Málaga y lo comprobaréis.

Tampoco se como andan los colegios en la educación sexual, pero en el mío (privado concertado) creo recordar que un vídeo de dibujitos con 13 años y arreando que es gernudio.

Anónimo dijo...

Desde luego el abuso de estas píldoras no puede ser bueno para el cuerpo y aquellas que lo utilicen como método anticonceptivo, no sólo se destrozarán por dentro sino que pagarán 20 euros por polvo y podrán disfrutar de todo tipo de enfermedades de transmisión sexual. Aunque evidentemente hay de todo, y a más de una esta píldora le puede ahorrar un disgusto.