martes, 16 de septiembre de 2014

¿Economía sin Sociedad?



Los errores cometidos por los economistas en la predicción de la crisis constituyen un lugar común en las reflexiones realizadas a lo largo de los últimos años. Estas críticas han terminado por dirigirse también a los estudios de Economía en las Universidades. Un ejemplo es la protesta organizada por un grupo de setenta alumnos del profesor Gregory Mankiw –autor de uno de los manuales de referencia mundial sobre Teoría Económica- en la Universidad de Harvard. En una carta abierta, estos estudiantes exigían una enseñanza económica más plural, que no contribuyera a la perpetuación de los problemas de desigualdad en el mundo y que reconociera la importancia de otras perspectivas analíticas.

Otro cuestionamiento, también procedente de la Universidad de Harvard, fue realizado por uno de sus ex presidentes, el ex Secretario del Tesoro con William Clinton, Lawrence Summers. Summers ha considerado que los estudios de Economía han errado al centrarse excesivamente en modelos matemáticos que guardan una escasa relación con la realidad y que, por tanto, ignoran la importancia del contexto político, e histórico. Para Summers, una ciencia económica más efectiva para prever y evitar crisis debe estar abierta a más perspectivas teóricas, además de prestar atención a la realidad social en la que los fenómenos económicos tienen lugar. 

Las críticas dirigidas al método de análisis económico convencional se han visto corroboradas con la firma, por parte de 42 organizaciones de estudiantes correspondientes a 19 países, de un documento que denuncia la falta de diversidad intelectual existente en los estudios de Economía. Lo más importante en estas manifestaciones intelectuales es que todas lamentan la escasa importancia concedida a las variables referentes al contexto social. 

La relevancia de las dinámicas del comportamiento social constituye un factor fundamental que debe permitir que disciplinas como la Sociología y, en especial, la Sociología Económica, puedan aportar sus hallazgos al conocimiento y al estudio de la realidad social. Los estudios de Sociología suponen la combinación de la teoría social con el desarrollo de diversas metodologías cuantitativas y cualitativas que constituyen una gran oportunidad para ampliar el marco de análisis de todos los estudiantes que pretendan adquirir una visión más completa sobre los fenómenos económicos. La complejidad de las sociedades tecnológicas avanzadas exige cada vez más de una aproximación interdisciplinar en la que ninguna disciplina de las Ciencias Sociales debe ser ignorada.

1 comentario:

Tycho Brahe dijo...

Me recuerda a los creacionistas cuando reclaman que equiparen su "teoría" a la de la Evolución en las escuelas. En general es adoptar una posición hipercrítica con la existente (está ideologizada, no predice el tiempo que hará mañana, etc.) e indulgente con la propia (que se queda en vaguedades). La motivación de todo ello no es el celo científico sino que amenace los queridísimos prejuicios de los reclamantes, se llame Dios, lucha de clases o el grupo favorito de la adolescencia. De paso, da un look rebelde (que siempre se lleva) y cambia los áridos números por la historia épica. Son todo ventajas, lo entiendo.

http://refutacionesyartificios.blogspot.com.es/2011/11/sobre-el-oportunismo-anti-economia-raiz.html