viernes, 25 de septiembre de 2009

Un desempleado a sueldo pasea por Madrid

Madrid, Plaza de Castilla, 13.00. Estoy debajo de las Torres KIO y me siento libre, como siempre en esta ciudad. Hace sol, acabo de salir de PÚBLICO, donde me han tratado como a un señor serio que piensa y puede aportar valor añadido a un diario serio. Con mi moderada expresividad, estoy que no quepo en mí.

Miro hacia arriba y siento vértigo. Estas dos torres, que están todo el día como cotilleando entre ellas, me parecen el final de Madrid. Cuando se ven por La Castellana, es como si detrás de ellas los automóviles se cayeran al vacío...


Por eso siento, no miedo, sino respeto, y me alejo del precipio que guardan. Y me refugio en un banco donde el sol bombardea. Frente a mí, la sede de la AIMC -donde se estudia las audiencias de los medios-. Ver el rótulo y estar dentro del edificio se sucede en unos 30 segundos. Sin un plan preconcebido ni una necesidad, un minuto y medio después, estoy en una sala de juntas sentado frente a un señor muy serio, que contesta a unas preguntas inventadas para prolongar los momentos de dicha de esta semana, en la que todo vuelve a parecer posible.

Pasado el cuarto de hora -el señor mayor y enjuto parece entretenerse pues simpatiza con mis ideas- salgo por la misma puerta por la que entré. Dentro se quedan Pedro J. y Losantos, las cifras de EL MUNDO y los simulacros que a este señor, un tal Méndez me dice mientras me aprieta la mano, le ha divertido escuchar.

Sin solución de continuidad penetro en uno de esos restaurantes feos con menú. Ya casi no tengo paro y sigo con complejo de marqués, pero todo va a salir bien.

Mientras me como el menú y asesino a una mini cucaracha, tres pijas conversan de sus problemas a mi lado. De fondo, en un segundo plano, las camareras, inmigrantes, bajitas y serviles, solucionan asuntos de otra clase. Primer y segundo plano me muestran los dos niveles de una ciudad española, occidental, europea, moderna. Dos torres sociales que, como las KIO, colapsarían al caer. Una sostiene a la otra y muchas veces no sabemos cuál a cuál.

Un día agotador, complejo y satisfactorio en Madrid. Si todos fueran así... Es lo bueno que tiene ser burgués: las preocupaciones no se pueden tocar, si te distraes, ya no están por un rato. Y con este final pseudoprogre me quedo tranquilo hasta que el socialismo se construya y me trague con él.

6 comentarios:

Fet dijo...

Así sea.

Buscador de savia nueva dijo...

Soy el del otro día sobre la propuesta de Asesor en Política Económica. Lo siento, pero, estar en la Oposición, nos ha dejado tiritando las arcas de la Agrupación Local al no contar con las cuotas especiales de los cargos públicos. No tendríamos ni para pagarte las dietas de transporte. Gratis, no puedes ni debes hacerlo, que no somos una ONG, y el puesto de Dircom del Ayuntamiento si ganamos en 2011 ya tiene demasiados candidatos. ¡¡¡MUCHA SUERTE!!!

Andrés Villena Oliver dijo...

Te dejo mi correo porque nunca se sabe.

villenaoliver@gmail.com

Sé que estáis en la oposición, el PP de dopado Perdiguero no se iba a interesar por mis servicios. Un saludo.

Buscador de savia nueva dijo...

JA JA JA. ¡Qué buen peridista de investigación! Además, no iba a quedar muy bien, que un ex redactor diera órdenes a su ex redactor jefe, tú ya me entiendes.

Es la grandeza de la democracia, que hasta el más inculto puede ser Delegado. Si el ex ciclista fuera honesto, se leería al menos la Constitución, y la Ley de Régimen Local, pero, por no leer no se lee ni lo que firma, y Dopaje S.A. sólo se dedica a hacer un corrillo-gallinero a lo Sálvame con Bolsas de Basura Holgado S.A. en los plenos municipales...

Buscador de savia nueva dijo...

...el actual Dircom municipal, Fernando Lara, es una grandísima persona que conozco desde años, y el pobre ha estado enfermo bastante tiempo. En cuanto ha vuelto, ha eliminado las columnas propandísticas que la Raposo Espía Aguirrista, Merino Vallas Sin Pagar S.A., Bolsas de Basura Holguera S.A. y García Acosador S.L. nos deleitaban a costa del erario público en La Plaza. Manuel Ángel es un alcalde legal que se acuerda de sus orígenes humildes, pero, que es acosado moralmente por espías enviados desde la Puerta del Sol por no ser ultraliberal, menudos sapos se tiene que tragar día sí y otro también...

Buscador (deprimido) de savia nueva dijo...

...Y no hablemos de los míos, divididos en 2: romeristas y merillistas, con los niñatos garcía-caristas vendiéndose al mejor postor matando a la vieja guardia (de 30 para arriba). La pena es que la Especulanza no se saque de la chistera una ley y nos convierta en distrito de la Ciudad de Madrid. Gallardón, a pesar de sus megalomanías, sería un Adolfo Suárez en este pueblo caciquil que se resiste a convertirse en ciudad burguesa. No sé ni porqué sigo con ellos después de tantos años.