miércoles, 8 de julio de 2009

Lo de Camps tapa la crisis por momentos

Está muy bien que se esté linchando mediáticamente al curita, Paco Camps. El caso del presidente autonómico deja en una anécdota lo de Pilar Miró y sus trajes, sobre todo por la mierda que parece que hay detrás de este presunto delito de cohecho.

El problema es que dejemos que este asunto cope toda la agenda de la política nacional. Si nos limitamos a que Camps, Bárcenas y Gürtel en general sean los acontecimientos considerados más importantes para los españoles, nos estaremos haciendo un flaco favor.

¿Qué hay del pendiente cambio de modelo económico español? ¿Es este necesario y compatible con los recursos que tenemos? ¿A cuánto debería ascender el nivel del endeudamiento público? ¿Es pertinente abrir el debate sobre la reforma de determinadas instituciones europeas para poder intervenir con mayor agresividad en la maltrecha economía?

Estas y otras cuestiones de máximo interés están quedando solapadas por el tema de la corrupción conservadora. Que puede ser importante para muchos, pues mantiene al PP contra las cuerdas, como quien dice. Pero los ciudadanos seguirán distanciándose de la política. Y ya van muchos años así.

2 comentarios:

Fet dijo...

El PSOE está poniendo la Moncloa en bandeja para la derechona.
Vaya usted a saber por qué.

Andrés Villena Oliver dijo...

Pero es mucho peor que eso, Fet: está convirtiendo España en una única balsa de aceite en la que solo hay una serie de temas sobre los que se puede hablar, y otros son intocables.

Hay una serie de temas "progresistas" de moda, que son los que predominan, y otros que ni se mencionan.

Pero ahora la cosa va incluso peor, porque ni siquiera esa superestructura neoprog se manifiesta, se juega a la contra y a ocultar datos, aguantar el temporal, etc.