miércoles, 30 de septiembre de 2009

Sobre echarse colonia para olvidar el hedor

Mientras corría ayer por el paseo marítimo de Málaga, me quedé observando las "calitas" -qué coraje me da esa palabra- que, a base de camiones con piedras y tierra, están levantando en la playa. El objetivo es, supongo, estético y, junto al espigón que están montando enfrente de todas ellas, persigue eliminar la enorme cantidad de mierda por metro cúbico que tiene el agua de esta maravillosa ciudad, capital de la Costa del Sol.

He pensado en la solución que los poderes públicos -no sé cuáles- están implementando y me ha dado bastante asco: ¿aislar de fuera el agua de la orilla del mar para que podamos bañarnos? ¿Cuánto tardará en volver a estar sucia? ¿Solucionamos de verdad el problema?

He pensado eso y, tras decidir no bañarme ningun día el verano que viene -mis padres tienen piscina en la urbanización-, he recordado las medidas del presidente Zapatero: la mayoría, intervenciones ruidosas que en realidad no han tratado los problemas con profundidad: hacerlo sería una temeridad, dados los poderes que sostienen al presidente. Espigones y calitas que, durante un tiempo, parecieron trabajos para mejorar la sociedad, pero en los que casi nadie quiere bañarse ya...

Hay mucha basura en nuestra sociedad. Y la solución no es precisamente echarse colonia encima. El camino tiene que venir de otro lado, desde abajo, consultando y contando con todos. Y para ello, necesitamos una sociedad nueva, que surja tras un cataclismo nuclear del que hayamos sobrevivido unos 300 seres humanos -a ser posible, yo entre ellos, por haberlo predicho-. Vamos, que seguiremos bañándonos en la playa...

5 comentarios:

Intentado buscar savia nueva dijo...

Supongo que habrás mandado un currículum a Sotillos, Dircom del PSM, que si puede te buscará algo. Si has logrado vender la gestión de la Antes Partía Que Doblá, tienes talento y paciencia. Tomás Gómez siempre está buscando gente nueva, aunque no tenga más remedio que seguir tragando a los carcas de la jaula de grillos de Miguel Fleta. No me extraña que Gómez se quiera ir a Callao, aunque sólo sea por cambiar de aires, la ex sede está maldita. ¡¡¡MUCHA SUERTE!!!

Fet dijo...

Correr es de cobardes.

Anónimo dijo...

Por cierto, de que habláis? escribís en clave como si os conocieráis de algo. Quiénes son los aludidos bajo motes?

Qué fuerte! Noto cierta tensión sexual de "Savia Nueva" hacia el autor de este blog. Guate, hay aquí hay tomate. Ya solo falta plagiar a Camps en su amor hacia El Bigotes: Andrés, te quiero un huevo. Me parto la caja.

Andrés Villena Oliver dijo...

Saludos. Supongo que hablaré con Sotillos. Anónimo: no hay tensión sexual y no conozco la mitad de los términos que utiliza el buscador de savia nueva. Al que agradezco su simpatía.

Estoy lejos de mover dinero a la manera de Álvaro Pérez. No sé si me enorgullezco o lo lamento.

Fet, corre un poco porque mira cómo estás.

Mofeta Acuática dijo...

A nadie se le ocurriría echarse colonia para tapar la peste. Esta claro que el desodorante es mucho más eficaz!

Un saludito Rubio!